1 sept. 2009

y en la bitácora de los poetas: yo viendo, lloviendo y sin gabardina

para los que ya saben, tengo poco viviendo solo, me cambié en pleno verano con temperaturas de 30-35 grados centígrados (a la sombra), sin nubes amenazadoras de tormenta en el horizonte, así que solamente cargue con mis pantalones de mezclilla, mis camisas y playeras, y fue todo.

la gabardina pues la deje en casa de mi padre y mis hermanas, con la instrucción de ser enviada a la tintorería, para ésto ya tenía tiempo de haberle pedido a mi hermana que la mandara a la lavandería, desde el domingo que comenzó a llover, me acordé de mi gabardina y me dije, mañana (o sea ayer) me escapo un rato a la otra casa y voy por mi gabardina, al fin que si no la mandaron a la lavandería en un par de meses, yo creo que ya no la mandaron.

la ley de murphy creo que queda bien aplicada en éste caso, cuando crees que las cosas serán como tú las piensas, y para tu sorpresa llegas nuy orondo a casa de tus hermanas, y ves la expresión de tus familiares de "y ora, tú que andas haciendo aquí en lunes a las cuatro de la tarde, y tras dirigirte a tu closet para descolgar la gabardina que NO DEBERIA ESTAR EN LA LAVANDERIA, recorres rápidamente con vista de águila o de lince tu guardarropa, que además falta de que te lleves a tu otra casa, y no ves tu gabardina, le preguntas a tu hermana (aunque bien que sabes la respuesta),¿y la gabardina?, a lo que tu hermana contesta "pues en la lavandería, me la entregan mañana (o sea hoy)".

la verdad es que para que molestarse, solamente hizo lo que yo pedí, que la gabardina se mandara a la lavandería, con un ligero retraso de dos meses, pero me hizo caso.

sigue la lluvia y yo sin gabardina, noche de ballet en el auditorio san pedro, sigue pintando para ser una muy buena semana, viernes ensayo general con los de carne y verso, raza ahí los veo.

que tengan un excelente día.

No hay comentarios: